Guardipedia

Guardipedia. Especies. Licántropos

¡Hola Guardianes!

 Una semana más continúo completando la Guardipedia, que está llegando a su fin (de momento). Hoy toca rellenar el apartado de “Razas”.

 Para los que hayáis leído los capítulos disponibles o la novela entera, sabréis que otra de las razas que aparece en esta saga son los Licántropos, aunque en el primer volumen apenas se hable de ellos. Esta es la oportunidad para que conozcáis a los Licántropos mi universo Guardián. Espero que os guste.


LICÁNTROPOS

 Atanasia los representa con el símbolo de La Espiral, que simboliza la creación y la gira constante de las estrellas en el cielo nocturno. El continuo movimiento de la espiral simboliza la siempre expandible naturaleza de la sabiduría y el conocimiento.

 Esta raza se rige por una cadena de mando clara, que queda estructurada de la siguiente forma: Grandes Jefes, siempre son tres y suelen ser los lobos más viejos; Consejero/s, quiénes pertenecen a otra raza, los Hijos de Lilith; y los Alfas, el ejército de los Licántropos, encargados de defender y proteger a la raza y de enseñar a los más jóvenes. En el inicio de los tiempos, se regían por monarquía, pero el pueblo tomó la decisión de cambiar la forma de gobierno.

 Los licántropos suelen tener dos formas: la del humano y la del animal, el lobo, sin ningún rasgo humano. La licantropía es un rasgo genético, hereditario únicamente en los hombres (salvo excepciones), que se transmite de generación en generación por la procreación con mujeres humanas.

 Tienen absoluto poder sobre su cuerpo, pudiendo cambiar de forma a voluntad. Sin embargo, la luna llena tiene especial poder sobre ellos, haciéndolos sentir cierta debilidad sobre la forma humana y atrayéndoles a convertirse en lobos durante la fase lunar, cuando tienen menos control sobre el animal. Así, un licántropo joven aumenta su fuerza a la vez que pierde el control de sus actos.

 En la forma del animal, los licántropos sólo son heridos por la plata o armas hechas de atium, ya que su poder de regeneración hace que los demás objetos no produzcan heridas que tarden en sanar. Bajo la forma humana, siempre que su cuerpo tenga tiempo de regenerarse, tampoco son heridos de gravedad con facilidad. Con independencia de la forma en la que esté al morir, el licántropo vuelve a la forma humana.


Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que haya sido de vuestro interés y, como siempre digo, a los que aún no hayáis empezado a leer los capítulos, deseo que esto os haya animado a hacerlo. Espero que me contéis vuestras impresiones.

¡No os olvidéis de seguirnos por las Redes Sociales! Se agradece cualquier difusión que podáis hacer del blog y la saga.

Gracias por estar aquí.

¡Hasta la próxima Guardianes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s